greca
Los Arganiers y el ecosistema

En los años ochenta el Arganier fue amenazado por una constante y progresiva deforestación y la colección de sus bayas, de cuyo se saca el aceite, casi abandonada. El resto del mundo no habría sabido casi nulo de este árbol si no hubiera sido por las búsquedas científicas de la doctora marroquí ZOUBIDA CHARROUF, docente de ciencias químicas cerca de la universidad Mahoma V a Rabat y a primera mujer a fundar una asociación femenina para custodiar y curar el crecimiento de este árbol en Marruecos. La explotación del Arganier tiene UN PAPEL ECONÓMICO Y SOCIAL no irrelevante por Marruecos. Acerca de dos millones y medio de marroquís viven de las rentas derivadas por el Arganier, el primero recurso de un territorio muy pobre contribuyendo así a evitar el éxodo rural.

El Arganier existe en Marruecos de 80 millones de años y en el Terciario revistió vastas superficies del Nordafrica. A pesar de la escasez de agua en el subsuelo, el Arganier es un árbol muy longevo mucho que ser considerado sagrado, que puede llegar hasta 150-200 años de edad y es un elemento indispensable para mantener intacto el frágil ecosistema de esta región al confín con el desierto: sus raíces, que llegan hasta a 30 metros de profundidad, frenan la erosión del terreno y ralentizan la desertificación. Las selvas son protegidas por el programa MAB del Unesco y de un plan de reforestación que lleva los primeros resultados. Paralelamente, ha nacido la Fundación Mohammed VOSOTROS por la búsqueda y el salvaguardia del Arganier. EL UNESCO ha reconocido últimamente el Arganier como ÁRBOL DE LA VIDA. Ello ocupa acerca de 830.000 hectáreas de la superficie marroquí, declarada en el 1988 del Unesco, Reserva de la Biosfera.

deser_argan

arganier_albero_della_vita